Recent update

Subscribe to RSS feed

Seis

diciembre 16th, 2009 by carplaes

No lo podía creer. Cuando Javier, el detective, me enseño la foto que días antes había perdido mi amigo Alberto, un escalofrío recorrió todo mi cuerpo. Al ver la imagen, algo se revolvió en mi cabeza, mis neuronas empezaron a chocar entre sí como si miles de enlaces empezaran a cruzarse buscando un documento concreto, uno olvidado. De pronto mi mente abandonó mi cuerpo dejando atrás la escena del crimen y transportándome quince años atrás, justo al día en que tomé esa foto.

Era 15 de junio de 1994. Llevaba aproximadamente dos semanas sin pasar por casa. El periódico para el que trabajaba me había puesto a investigar los asuntos turbios de un político corrupto. La investigación era delicada, no podíamos cagarla ni pasar por alto el más mínimo detalle. Toda mi concentración durante las últimas semanas estaba en el maldito reportaje. Finalmente, esa mañana de junio habíamos conseguido cerrar por completo el reportaje. Los tres últimos días habían sido agotadores, muchos litros de café, muchos paquetes de tabaco y muchas horas de sueño acumuladas, pero ya  todo estaba bien atado y Jaime, mi editor, no puso ninguna pega para publicarlo. El resto del día me lo tomé libre, el plan era  ir a casa, abrazar a Karen, estar con ella y descansar.

Cuando llegué a casa, ahí estaba Karen, en su estudio, pintando un cuadro. Ella solía pintar cuadros por encargo, la verdad es que era muy buena. Karen había estado hurgando entre las fotos de archivo personal y había cogido una foto en la que salíamos nosotros para pintar un cuadro. El cuadro aún estaba a medías, ella quería terminarlo, pero la hice desistir para que fuéramos a dar una vuelta por la ciudad, como cuando nos conocimos, ella, yo y mi cámara.

Fuimos a pasear por un parque cercano a casa, nos gustaba mucho ese parque, ahí fue donde nos conocimos y donde nos dimos nuestro primer beso. Mientras paseábamos, vi a una niña jugando, no sé lo que fue, pero instintivamente saqué la cámara y tomé una imagen de la niña. Esa fue la única foto que tome ese día. Después de eso, comimos en un restaurante italiano que nos gustaba. Cuando éramos más jóvenes solíamos ir más a menudo, pero últimamente, con el trabajo casi nunca salimos juntos. Finalmente regresamos a casa, tuvimos sexo y dormimos.

Conseguir publicar un importante reportaje, regresar temprano a casa, que allí te espere la persona a la que amas, pasar el día y terminarlo con ella… Eso habría sido un día perfecto.

Cuando desperté, Karen no estaba, sobre su mesita de noche había una carta. En ella me decía que me abandonaba. Decía que me quería pero que no podía soportar más que prestara tanta atención al trabajo y que ella sólo existiera cuando terminaba los reportajes de investigación. También decía que esta decisión la había tomado hacía mucho tiempo, sólo quería esperar para darme un último día feliz, una despedida.

Desde ese día dejé de trabajar para el periodismo. Solo, con mi cámara, la foto de una niña desconocida y un cuadro a medio pintar, reflejo de lo que fue nuestra relación.

Posted in General | | | 2 Comments


2 Responses to ' Seis '

Subscribe to comments with RSS

  1.   María Seguí said,

    on diciembre 16th, 2009 at 20:03 pm

    Se me acaba de ocurrir, ¿la chica se llama Karen por algo relacionado con Californication?

    Muy bien contada la historia de la relación y su final, y perfecta la conclusión del post.

  2.   Carlos Pla said,

    on diciembre 16th, 2009 at 21:09 pm

    Culpable, fue el primer nombre que se me ocurrió.

Leave a reply



¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 7 11 ?
 
  • Nuestro calendario

    diciembre 2009
    L M X J V S D
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    28293031  
  •