Recent update

Subscribe to RSS feed

Sospechosa

diciembre 13th, 2009 by ilochi

Son las 10:35 de la mañana, la tensión se respira a cada paso que doy. En el despacho del decano estamos todos los profesores de mi despacho: el Sr. Fausto, el Sr. Rosendo, el Sr. Francisco, la Sra. Dolores y yo; cuando dos policías vestidos de paisanos llegan.

-Señores, ahora si me permiten vamos a tratar de ir pasando a la habitación contigua para que podamos hacerles a cada uno de ustedes unas preguntas.

¿Preguntas? Sé que es lo normal en estos casos –aunque creo que guardaba la ingenua esperanza de no escuchar decir esa palabra-, igual que sé que es mi testimonio el que de entre todos más interesa. De hecho, ya hace rato que me he percatado de que soy el centro de atención. Miradas, gestos… incluso he escuchado mi nombre entre susurros en más de una conversación a mi alrededor. ¡Malditos chismosos! Todavía nadie –más que el Sr. Landow- ha tenido el detalle de preguntar qué tal me encuentro. Nadie de la Universidad, porque Javier –así es cómo se llama- sí lo ha hecho. Será por eso que me ha arrancado una sonrisa…

Sentada frente a una mesa ahora vacía, uno de los policías, el de rostro más rudo y oscuro, se inclina hacia mí apoyándose con los brazos en la mesa para decirme:

-¿Dónde se encontraba usted entre las 8 y las 9:30 de esta mañana?

-En casa. He dormido más de la cuenta. Los tranquilizantes me dejaron K.O. Ya he dicho que ayer sufrí un intento de agresión y me suministraron una alta dosis.

-Retomado esa cuestión… ¿no le parece mucha casualidad que ayer este hombre quisiera matarla y hoy sea él el fiambre? –Ironiza.

-Pues no sé… quizá sí… pero, ¿no ve que la única víctima de todo esto soy yo? –replico indignada.

Y resoplando cual asno viejo me responde:

-Sin embargo no es usted la que anda cubierta por una lona negra, señorita Irene.

Definitivamente éste parece hacer el rol de poli malo.

-Pero… pero…

Grabada a fuego llevo en la mente la imagen del cadáver sangriento. Pero no puedo flaquear, no, no puedo darles esa ventaja:

-¡¿Cómo se atreve?! -replico.

-Mejor será que colabore, profesora, sólo queremos que nos ayude a resolver lo sucedido –por fin llega: el policía más joven y apuesto interviene para echarme un cable.

-¡Pues dejen de tratarme como si fuera una delincuente! –utilizo un tono en simbiosis entre la ofensa y la pena.

-¿Conocía usted a su agresor?

-No, no lo había visto en mi vida.

-¿Está segura de que no se habían visto en ninguna otra ocasión? Piense bien lo que va decir, mire que de su respuesta dependen muchas cosas… -insiste.

-Estoy completamente segura. Sólo he visto a este hombre una vez en mi vida y fue ayer.

Temple y firmeza, es todo lo que me hace falta para salir airosa de aquí.

-Por lo que no sabe por qué intento agredirla, ¿no es así?

Con la cabeza gacha, asiento con un gesto.

-Y aunque de momento no se han encontrado huellas… Sabrá que el crimen se ha cometido con un abrecartas y que la teoría de la policía es que fue en defensa propia.

-Sí, lo sé- respondo ahora sí con la cabeza erguida.

-Pues sepa también que entre ese y muchos otros atenuantes como el arrepentimiento, la pena puede quedar en nada.

-Pero… ¿qué pretenden insinuar, agentes? –más alterada.

-Señorita Irene –con el tono de voz todavía más grave dice el poli duro- que por el momento es usted nuestra principal sospechosa.

-¡¿Cómo?!

Y tras varias incómodas preguntas más, me despiden: “estaremos en contacto y si recuerda algo más, ya sabe dónde encontrarnos”.

Mañana se reanudan las clases y al salir del despacho, no paro de pensar en lo que va a suceder a partir de ahora. Si todo el mundo habla a mis espaldas, si la policía me sigue la pista… y aún peor, si los que intentaron matarme no lo han conseguido… ¿Qué va a pasar ahora? A mis alumnos he de plantearles una nueva práctica laboriosa, que va a requerir mucho tiempo y que sin duda va a tener muchísimo peso en la asignatura. Van a tener que elaborar una hipotética empresa dedicada a la producción de proyectos multimedia en la RED, integrando los servicios necesarios y aportando soluciones que configuren, en la RED, los mejores entornos para las formas de vivir y trabajar, que se dan y se darán, en el seno de la sociedad de la interactividad y del conocimiento. ¿Cómo terminará mi nuevo proyecto personal?

Posted in General | | | 1 Comments


One Response to ' Sospechosa '

Subscribe to comments with RSS

  1.   marsedu said,

    on diciembre 13th, 2009 at 16:48 pm

    Cada vez que avanzamos en la historia se pone más interesante. Genial la entrada!

Leave a reply



¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 2 5 ?
 
  • Nuestro calendario

    diciembre 2009
    L M X J V S D
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    28293031  
  •